Actualidad

07/10/2016

El cambio de los amortiguadores

El cambio de los amortiguadores

En los talleres de reparación de coches en Hortaleza recomendamos siempre sustituir los amortiguadores aproximadamente a los 60.000 kilómetros de su vida útil, aunque es preciso revisarlos cada año, en torno a los 20.000 kilómetros, ya que se trata de uno de los elementos de seguridad del vehículo más importantes y que, sin embargo, su mal estado es difícil de detectar por el conductor, ya que va modificando su estilo al volante según se van deteriorando por el uso y el desgaste.

La función de los amortiguadores que podemos sustituir en Talleres F. Girón, S.L. es absorber las vibraciones producidas por el contacto de las ruedas con el asfalto. Así, el problema de que estén en mal estado, no solo afecta a que el resto de componentes del chasis, la dirección y los neumáticos se desgasten mucho más rápidamente, sino que también y mucho más importante, los amortiguadores usados o con problemas hacen que el confort a bordo del vehículo sea menor y no garantizan una manejabilidad y control óptimos del vehículo en carretera.

Hay consecuencias colaterales de conducir con los amortiguadores desgastados o en mal estado como, por ejemplo, una mayor fatiga al volante y, por supuesto, mayores probabilidades de perder el control del vehículo en situaciones complejas como con excesiva agua en el asfalto, aumentando las posibilidades de aquaplanning.

Es por ello que en los talleres de reparación de coches en Hortaleza incidimos en la importancia de su revisión, ya que su desgaste también depende de factores como el estilo de conducción o el tipo de vía en el que circulemos habitualmente, por lo que las recomendaciones generales del fabricante no tienen por qué cumplirse y tener una vida útil más allá de los 60.000 kilómetros en la mayoría de casos.