Las claves

08/06/2015

5 vicios que debemos corregir al volante

5 vicios que debemos corregir al volante

Malas costumbres que dañan el estado en el que se encuentra nuestro vehículo y que a la larga nos supondrán un desembolso importante de dinero

  1. No comprobar con regularidad la presión de los neumáticosA nuestro taller de coches en Hortaleza llegan vehículos con las ruedas en muy mal estado. Sus propietarios nos aseguran que no suelen verificar la presión de las mismas. Una mala costumbre que puede hacer que los neumáticos sufran un reventón, causándote un accidente y, en el mejor de los casos, que se dañe la llanta. Aunque cueste creerlo, comprobar la presión de tus ruedas solo te costará cinco minutos. 
  2. Mantener la mano apoyada en la caja de cambiosSe trata de un vicio que se va adquiriendo con los años y en el que apenas reparamos. ¿Por qué lo desaconsejamos desdeTalleres F. Girón? Porque lo que haces es ejercer presión sobre los mecanismos internos de la caja de cambios, lo que se traduce en un desgaste de los rodamientos, holgura en los sincronizadores, etc. Un consejo: habitúate a conducir con las dos manos en el volante. 
  3. Conducir con el coche en reserva¿Por qué esperar a que el piloto del combustible se encima para echar gasolina? En los coches con inyección electrónica la bomba de combustible está sumergida en el tanque. Si el nivel del carburante entra en reserva, la bomba quedará desprotegida y su funcionamiento puede resultar dañado. Lo que aconsejamos a nuestros clientes es llenar el depósito cada vez que toque para no tener que pasar por la gasolina cada dos por tres.
  4. Al aparcar, dejar un neumático subido a un escalón Los neumáticos subidos a la acera, a consecuencia del peso del vehículo, pueden sufrir deformaciones así como cortes pequeños que con el tiempo nos obligarán a sustituirlos por unos nuevos. Lo mejor a la hora de aparcar el coche es evitar los bordillos en la medida de lo posible y en el supuesto de que no quede más remedio, tratar de subir la rueda por la parte más baja del bordillo. 
  5. No frenar ante un badén

    ¿Qué es lo que puede pasar? En nuestro taller de coches en Hortaleza hemos comprobado que pasar a gran velocidad por encima de los badenes puede provocar un reventón de las ruedas o arruinar las llantas. Lo mejor será que empieces a acostumbrarte a levantar el pie del acelerador y a circular más despacio por estas zonas.